Hablar de la gripe, nunca está demás

Aunque tras 72 horas después de manifestarse los síntomas, la gripe mejora espontáneamente, puede agravarse y convertirse en “algo más”


Habitualmente, la gripe se trata de una enfermedad autolimitada y leve, puede adquirir mayor gravedad, y ser incluso mortal en pacientes ancianos o con enfermedades crónicas, respiratorias, cardiacas u otras.

El cuadro clínico, de comienzo brusco, suele producir dolor de cabeza, fiebre, malestar general y dolores musculares y articulares generalizados. Ello se acompaña en mayor o menor medida de síntomas respiratorios, tales como tos, dolor de garganta y destilación nasal. Los síntomas pueden ser muy variables de unos individuos a otros, así como su intensidad y duración.

 En algunas ocasiones pueden aparecer también síntomas digestivos, como dolor abdominal, náuseas o diarrea. Habitualmente los síntomas generales mejoran espontáneamente en las primeras 72 horas tras su comienzo, mientras que los síntomas respiratorios pueden empeorar en esos primeros días. Los síntomas suelen durar entre 2 y 5 días, de modo que la mayor parte de los enfermos están asintomáticos a la semana del comienzo de la enfermedad.

 En algunas ocasiones, los enfermos pueden presentar, tras el cuadro agudo, un cuadro de cansancio persistente que se ha denominado síndrome de astenia postviral.

El virus se transmite con facilidad de una persona a otra a través de gotas minúsculas y pequeñas partículas expulsadas con la tos o los estornudos. La gripe suele propagarse rápidamente en forma de epidemias estacionales.

La gente portadora del virus lo puede contagiar 1 día antes de presentar síntomas de la enfermedad hasta aproximadamente 5 a 7 días después de la aparición de los primeros síntomas. Por lo tanto, es posible contagiar la gripe a otra persona antes de que uno sepa que está enfermo. 

Las epidemias de la gripe suelen empezar en las escuelas y alcanzan rápidamente al resto de la comunidad a medida que los estudiantes contagian el virus a los miembros de sus familias y a la gente que los rodea.

La mayoría de los afectados se recuperan en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico, sin embargo sobrellevar los molestos síntomas y evitar que esta se agrave, requiere de cuidados reposo y medicación, ya que, en niños pequeños, personas de edad y personas aquejadas de otras afecciones médicas graves, la infección puede conllevar graves complicaciones de la enfermedad subyacente, provocar neumonía o causar la muerte.

Los síntomas de la gripe aparecen entre 1 y 4 días después de que la persona se haya expuesto al virus. Los principales síntomas de la gripe son:

  • dolor de cabeza
  • dolor de garganta
  • fiebre
  • escalofríos
  • dolores musculares
  • congestión nasal  (nariz tapada)
  • tos seca

 

Si contraés gripe, la mejor forma de cuidarte es descansar en cama y beber muchos líquidos, como agua u otras bebidas que no contengan cafeína. Quedate en tu casa y no vayas a tu centro de estudios hasta que te encuentres mejor y tu temperatura vuelva a la normalidad.

A partir de los 6 meses de edad, todos deberían recibir la vacuna antigripal. Lo más probable es que tu médico te recomiende que te la pongas.

La vacuna antigripal está disponible en forma de inyección. La inyección contiene virus muertos de la gripe que harán que tu cuerpo fabrique anticuerpos para combatir la infección en el caso de que entraras en contacto con el virus de la gripe vivo. Esta es la forma preferida de vacunación contra la gripe ya que se ha demostrado que es segura y efectiva.

En estos últimos días la Organización Mundial de la Salud llama a definir un plan global para adelantarse a un posible brote mundial de gripe, ya que 'es cuestión de tiempo que vuelva a producirse`

En este video de la OMS, encontramos datos interesantes: https://goo.gl/h1Z8wq

37

Años

80

Productos en el Mercado

1.5

Millones de Tratamientos Exitosos

¿Tenés alguna pregunta?

Nos esforzamos todos los días para brindarte el mejor servicio. No dudes de ponerte en contacto con Nosotros