Podemos mejorar la memoria, cumpliendo ciertos tips.

No encontrás las llaves del auto, te olvidás siempre la lista de compras, nunca recordás el nombre de ese compañero de trabajo, es obvio que necesitás reforzar tu memoria.


En muchas ocasiones, la mayoría de las personas, tiene episodios de “mala memoria”, lo que no quiere decir que exista en problema grave. El ser humano, en realidad, tiene una memoria mucho mayor a la que utiliza cotidianamente, sólo hay que aprender a desarrollarla para obtener grandes beneficios en el entorno social, laboral, académico y familiar.

La memoria es una función mental encargada de almacenar y evocar lo que se ha aprendido en la vida. Este procedimiento inicia desde la infancia y se desarrolla a través de los años.

Nuestro cerebro es una de las partes más importantes del cuerpo y por ello hay que cuidar de él de una manera óptima. Gracias a nuestro cerebro tenemos la capacidad de pensar, sentir, tomar decisiones, recordar.... Es en esta última acción en la que muchas personas sienten que su cerebro empieza a fallar, en los recuerdos, es decir, en la memoria.

 La memoria juega un papel crucial en nuestras vidas, ya que gracias a ella conservamos los conocimientos que nos ayudan a desenvolvernos de manera correcta por el mundo.

 Por eso, y con el fin de tener una buena memoria es totalmente necesario ejercitarla de manera óptima.

  • Ser una persona activa: evitar la pasividad y realizar actividades que nos hagan sentirnos útiles y que formamos parte de la sociedad.
  • Cuidar la alimentación comiendo sano y procurar dormir de 6 a 8 horas diariamente, a fin de sentirse bien descansados y ayudar al cerebro a un mejor funcionamiento.
  • Relacionarse con las personas es crucial, nos “obliga” a mantenernos activos, a utilizar el lenguaje y a poner en marcha nuestra cabeza.
  • Oxigenarse correctamente y practicar relajación a través de la respiración.
  • Nunca dejar de aprender cosas nuevas: mostrar inquietudes y ganas de aprender, de dejarse impresionar por los conocimientos. Nunca perder la curiosidad de saber más.
  • Ser independiente. No dejes que los demás te ayuden en todo.
  • Los juegos de palabras: Actualmente hay muchos juegos que ayudan a la práctica del lenguaje de manera que ayudan a que no se nos olviden las palabras. Además de los juegos de palabra, los juegos de mesa también ayudan a estimular la mente.
  • Reírse. Nunca dejes de sonreír ya que la risa aleja el estrés que, en muchas ocasiones, es el culpable de los problemas de memoria.
  • Nunca dejes de contar las batallitas: cuenta todos tus recuerdos a hijos, nietos, vecinos… y si ya no quieren escucharlos más prueba a llevar un diario o unas memorias en las que plasmar todos tus recuerdos día a día.
  • Introducir novedades en tu día a día para evitar caer en la monotonía.
  • Estimular todos los sentidos, oliendo flores, escuchando música clásica, viendo preciosas obras de arte.
  • Dejar volar la imaginación. Esto es muy útil y muy fácil de hacer. Imaginar el final de una película o de un libro que se está leyendo, ponerle cara a las personas mientras surgen en las conversaciones.
  • Leer es tremendamente útil, ya que una de los beneficios de la lectura es que ayuda con los problemas de memoria estimulándola.
  • Observar tu alrededor y enumerar todo lo que ves por las calles.
  • Realizar ejercicio físico.
  • Escuchar la radio y mirar programas culturales en la televisión.
  • Explicar tus conocimientos a los más pequeños que te rodean.
  • Mantener nuestro entorno ordenado.
  • Mirar fotos y vídeos antiguos.
  • Escribir cartas, recetas o cualquier otra cosa que te interese.

Aunque no existen garantías cuando se trata de prevenir la pérdida de memoria, ciertas actividades pueden ayudar. Existen simples formas de estimularla, pero debemos saber identificar cuándo buscar ayuda profesional.

37

Años

80

Productos en el Mercado

1.5

Millones de Tratamientos Exitosos

¿Tenés alguna pregunta?

Nos esforzamos todos los días para brindarte el mejor servicio. No dudes de ponerte en contacto con Nosotros